Dando forma a las redes 5G del mañana

La tecnología inalámbrica de quinta generación (5G) permitirá conectar miles de millones de dispositivos inteligentes y sensores. Las características como velocidad de descarga ultra rápidas, mayor capacidad y latencia más bajas, estimularán innovaciones futuristas, desde vehículos autónomos y ciudades inteligentes hasta cirugías a distancia, realidad virtual y el Internet de las cosas (IoT). Sin embargo, para que esto suceda, la infraestructura adecuada debe estar implementada. Eso significa construir small cells geográficamente densas para transmitir señales de radio, aumentando la eficiencia de la red y el espectro de radio. Los rangos de frecuencia correctos asegurarán una cobertura consistente en áreas urbanas, suburbanas y rurales a velocidades ultra altas.

5G ofrecerá niveles de rendimiento nunca antes vistos en tres áreas críticas: banda ancha móvil mejorada, comunicaciones ultra confiables y comunicaciones masivas tipo máquina. A medida que evoluciona la tecnología inalámbrica, será importante definir y asignar los rangos del espectro: ondas que consisten en frecuencias altas de movimiento rápido y frecuencias bajas que se mueven más lentamente. El espectro permite que radios, televisores, teléfonos inteligentes, satélites y todos los demás dispositivos envíen información en señales de onda transmitidas a través de largas distancias, utilizando porciones discretas a diferentes frecuencias.

(CommScope habla sobre 5G en la revista Fortune)

VER MÁS

Diseñado por logo